Envases sostenibles en cosmética: Todo lo que debes saber

¿Qué consideramos como un envase sostenible?

Sostenibilidad consiste en el uso de un recurso por debajo de su capacidad de renovación. El uso de aquellos materiales y recursos que puedan resultar más fáciles de reciclar, consumiendo menos recursos en su fabricación y que cuyo impacto en el medioambiente sea menor.

¿Por qué escoger un producto cosmético con un envase ecológico?

Cada pequeño gesto cuenta. Desde la industria cosmética, una de las mayores responsables de la generación de residuos actualmente en el mundo, se buscan constantemente soluciones que reduzcan nuestro impacto y dejen un mundo mejor para las generaciones venideras.

En otra línea, uno de las ideas que resuenan con más fuerza es el concepto de refill, que consiste en poder reutilizar nuestros propios envases lleno a rellenarlos al punto de venta con cosmética más a granel. De esta manera se podrá reducir drásticamente la generación y el volumen de residuos, uno de los grandes problemas medioambientales hoy en día.

Principales tipos de envases sostenibles

Envases para cosmética de aluminio

La búsqueda de envases de cosmética ecológicos es constante, y en ella el aluminio es una gran alternativa al plástico. Una de sus mejores cualidades es que puede ser infinitamente reciclable, por lo que si existe una buena gestión de los residuos es un gran material. Eso sí, al tratarse de un material poroso, en aquellos productos de base acuosa en envase debe llevar una fina capa de plástico en el interior para proteger el producto.

Envase champu sostenible

 

Envases para cosmética de vidrio

Lo bueno del vidrio es que ofrece muy buena compatibilidad con el producto. Lo protege perfectamente, se pueden emplear incluso vidrios opacos para proteger el producto de la luz solar, y además es un material fácilmente reciclable. Es mejor si además no lleva serigrafías ya que todavía hace más fácil su reciclaje

Envases para cosmética en plástico reciclado

Es una realidad que ya tenemos un serio problema medioambiental con la cantidad de plástico que existe, sobre todo en los océanos. Recordemos que al ritmo actual se estima que en el 2050 habrá más plásticos que peces en el mar… Hay que buscar una solución para toda esta basura, y una de ellas, para reducir la fabricación de nuevos plásticos, es la reutilización de los plásticos ya existentes para la fabricación de nuevos envases sostenibles y dar así una segunda vida a los actuales. Lo malo, que existe un límite de reciclaje para este material.

Envases para cosmética en cartón

Otra de las tendencias actuales para intentar reducir nuestra huella en la naturaleza, es buscar reducir directamente la necesidad de envases para los productos. En esta línea se están desarrollando cada vez más productos cosméticos sólidos que permiten o bien no usar envases o emplear materiales como el papel sin necesidad de que éste esté plastificado para colocarlo en el punto de venta.

Diferencias entre envases sostenibles y biodegradables

Hay que entender que sostenible y biodegradable no son lo mismo.

Cuando hablamos de sostenibilidad tenemos en cuenta todo el proceso de producción, esto incluye la fabricación, el transporte, los materiales… así pues un producto puede ser más sostenible si incorporamos el uso de plástico reciclable frente a su versión anterior, si reducimos la cantidad de material empleado en su fabricación o si empleamos recursos de Km.0.

En cambio cuando hablamos de biodegradabilidad, se trata de buscar materiales cuya capacidad de degradarse y “desaparecer” en el medioambiente sea mayor y en un tiempo más reducido, de manera que la naturaleza sea capaz de regenerarse sin la presencia de ese material. Madera, papel sin un exceso de blanqueantes o fibras de plantas son los materiales que más se están utilizando e investigando actualmente.

¿Los envases de Armonía son sostenibles?

Envases cremas sostenibles

Dentro de un proyecto a largo plazo para mejorar en sostenibilidad, en Armonía llevamos ya unos años cambiando parte de nuestros envases para sustituir el plástico por otros materiales como el vidrio y el aluminio. Envases más fácilmente reciclables y con un menor impacto medioambiental.

Este cambio se empezó ya en una de nuestras categorías más emblemáticas, la gama de cremas faciales naturales, que recoge nuestras cremas más emblemáticas de tratamiento facial y en una segunda fase, en la que nos encontramos ahora, en nuestra gama de champús naturales sin sulfatos.

Además este cambio sostenible no se ha limitado exclusivamente al envase de las cremas, si no que se ha sustituido también el packaging exterior, cambiando el material de las cajas. Ahora las hacemos con un papel proveniente de bosques sostenibles certificados PEFC y sin laminados ni plastificados que dificultarían su reciclaje. Siempre con el claro objetivo de mejorar e intentar desarrollar envases ecológicos y sostenibles.