¿Cómo aplicar una mascarilla facial? Todo lo que debes saber

Las mascarillas faciales son tratamientos muy fáciles de aplicar en casa y con los que además puedes conseguir resultados muy potentes.

Gracias a ellas conseguimos un momento para nosotras, un momento de relax tan importante en estos tiempos.

Las mascarillas faciales son tratamientos multifunción con una gran concentración de activos con propiedades excepcionales para la piel, sus efectos son prácticamente inmediatos en las capas superficiales de la piel y con constancia en poco tiempo pueden verse resultados beneficiosos en las capas más profundas de la dermis.

 

Pasos para aplicar una mascarilla facial

Muchas mujeres hemos incorporado ya en nuestra rutina de belleza las mascarillas faciales, una vela, una buena música, 15 o 20 minutos de tiempo y ya tienes tu momento spa en tu propia casa. A continuación, te contamos los pasos que debes seguir para aplicar tu mascarilla facial:

  • 1 PASO: Limpia la piel en profundidad con un exfoliante.
  • 2 PASO: Extiende una fina capa de mascarilla sobre rostro y cuello con las manos o con una espátula evitando la zona de los ojos y la boca.
  • 3 PASO: Deja actuar durante 15 minutos.
  • 4 PASO: Retira con abundante agua tibia. Puedes también retirarla con unos discos humedecidos.
  • 5 PASO: Hay mascarillas que pueden reemplazar tu rutina de noche, aplica la mascarilla hidratisima de armonía retira con un tisú el exceso y duerme con ella toda la noche para potenciar todavía más los resultados.

¿Cada cuanto hay que ponerse una mascarilla facial?

Puedes hacerlo cada vez que tu piel lo necesita o como mínimo 1 ó 2 veces por semana.

Si notas que tu piel está deshidratada, opaca y sin luz aplica la mascarilla con colágeno y recuperarás en tiempo récord la hidratación y la elasticidad en la piel. Puedes aplicarla todos los días durante una semana y luego ir rebajando hasta aplicarla una vez por semana. Será un tratamiento de choque para tu piel.

 

Si tu piel necesita una limpieza profunda aplica la mascarilla de algas esta mascarilla regula la secreción sebácea y es ideal para pieles grasas. Puedes utilizar hasta 3 veces por semana para conseguir mayores resultados.

 

¿Debes ponerte crema después de la mascarilla facial?

La mascarilla es uno de los pasos de una completa rutina de limpieza profunda de la piel podemos utilizarla dos o tres veces por semana, en el caso de que la limpieza sea de noche podemos aplicar una mascarilla nocturna para dejarla actuar toda la noche. La mascarilla hidratisima de armonía con Karité nos proporcionará un extra de hidratación y nos ayudará a suaviza e iluminar la piel. En este caso no hará falta aplicar una crema hidratante como siguiente paso, aplicaremos la mascarilla como si fuera una crema.

 

Si hacemos la limpieza profunda por el día y tenemos tiempo podemos incorporar la aplicación de una mascarilla después de haber limpiado bien la piel con el exfoliante de melocotón y antes de la hidratación. El momento mascarilla es un momento clásico de relajación, debes dejarla actuar unos 15/20 minutos luego es el momento de hacerse un té, leer un libro o simplemente cerrar los ojos y poner tu mente en blanco.

 

Después de retirarla podemos terminar la rutina con tres pasos más, el sérum facial que tratará los problemas más específicos de la piel, el contorno de ojos y la crema facial natural hidratante para que nos aporte un buen chute de hidratación, por último como has decidido hacer tu rutina por la mañana no puede faltar un protector solar.

¿Qué hacer después de aplicar una mascarilla facial?

Para una buena rutina de cuidado de la piel puedes seguir los siguientes pasos:

  1. Agua micelar Bio: para eliminar las impurezas más superficiales.
  2. Gel limpiador facial: lavamos el rostro para limpiar en profundidad.
  3. Exfoliación: puedes hacerla 1 ó dos veces por semana. Ayúdate de un microexfoliante eliminamos las células muertas y limpiamos la barrera cutánea para que el resto de productos que apliquemos después cumplan su función.
  4. Tónico de agua de rosas: para conseguir un efecto calmante después de la exfoliación.
  5. Aplicamos nuestra mascarilla para potenciar la luminosidad y la hidratación.
  6. Serum: para tratar problemas específicos de la piel: arrugas, elasticidad, marcas, manchas.
  7. Contorno de ojos: para cuidar la piel más fina y sensible del rostro.
  8. Crema hidratante: Piel jugosa e hidratada gracias a la limpieza profunda anterior.
  9. Protector solar: Si sigues los pasos por el día no puedes olvidarte de la loción de protección solar.