Cabello

Aloe vera, manzanilla, melisa, cebolla, arcilla… son algunos de los activos que componen las fórmulas de los champús naturales de Armonia y que proporcionan un cabello limpio, suave y saludable.

9,50 €
Ronquina

Tónico capilar anticaída de ronquina

Champús sin parabenos ni siliconas

Los champús de Armonía no contienen parabenos ni siliconas. Todos están formulados con bases lavantes suaves. 

El utilizar bases lavantes demasiado fuertes provoca que la cutícula se hinche y se abra, algo que, con el uso continuo de los mismos, modifica la estructura del cabello, conviertiéndolo en seco, frágil, poroso y hasta quebradizo.

Un tratamiento natural es la mejor opción para conseguir un cabello sano, para un cuero cabelludo más sensible es recomendable utilizar champús y mascarillas con bases lavantes suaves y sin siliconas. Los sulfatos son los detergentes que producen la espuma y pueden ser agresivos con el cabello, mientras que las siliconas se acumulan en la superficie del cuero cabelludo, obstruyendo los folículos. 

Champús veganos y cruelty free

Nuestros champús son veganos y cruetly free. Entre sus ingrecientes encontramos la manzanilla, de efecto analgésico y regenerador, está indicada para mitigar las irritaciones que aparecen en los cabellos castigados. 

La melisa protege y disminuye la irritación del cuero cabelludo debido a su reconocido efecto sedante y proporciona suavidad y ligereza al cabello.

El azufre, en bajas concentraciones, rompe la estructura de la queratina, eliminando las capas de caspa que proliferan en exceso. 

La cebolla es uno de los activos utilizados en una de las fórmulas capilares, es un gran estimulante capilar, bien sea acelerando el crecimiento del cabello o reduciendo su caída.

Higiene corporal

Gel de ducha y geles íntimos elaborados con activos naturales y respetuosos con la piel.

HIGIENE CORPORAL

Desmaquillantes

Desmaquillantes de origen natural y cruelty free. Productos para el cuidado y la limpieza facial diaria, respetuosos con todos los tipos de pieles.

DESMAQUILLANTES

Champús naturales respetuosos con el cuero cabelludo

¿Por qué es tan importante el cuero cabelludo? En su interior se encuentran los folículos pilosos y mantenerlo saludable es sinónimo de un cabello mucho más fuerte y brillante.

Igual que la piel, el cuero cabelludo está cubierto por una capa protectora. Las agresiones externas pueden dañarla y deteriorarla y consecuentemente queda desprotegido. 

La contaminación, el clima, las coloraciones frecuentes, el uso de champús y/o acondicionadores inadecuados en tu rutina diaria, el estrés o las hormonas son los factores más frecuentes que pueden originar estos daños capilares.

El champú es la clave. Al igual que hacemos para elegir nuestra crema facial según el estado de la piel, busca el champú más adecuado para tu tipo de pelo.

champus sin parabenos
champus sin parabenos

Champús naturales para todo tipo de cabello

Desde el punto de vista de tratamiento se pueden considerar tres clases diferentes de cabellos:

Cabello normal: tiene un aspecto brillante, aterciopelado, sin fisuras y bien coloreado. Bajo un punto de vista cosmético, este tipo de cabello sólo necesita un cuidado muy suave a fin de no comprometer el equilibrio fisiológico normal.

Cabello seco: tiene una apariencia árida, con fisuras, presenta escamas secas y es propenso a romperse y agrietarse debido a su poca elasticidad. Su pH es más ácido de lo normal, está falto de grasa y por consiguiente de humedad. Conviene someterlo a masajes y revitalizarlo con preparados de efecto reengrasante y balsámico.

Cabello graso: tiene un aspecto grasiento y pegajoso, debido a la exagerada actividad de las glándulas sebáceas. El pH es más elevado de lo normal, por lo que este tipo de cabello es más propenso a infecciones de origen microbiano. Desde el punto de vista cosmético debe cuidarse con productos con acción desinfectante, astringente y desengrasante.

Es preferible utilizar champús con activos naturales, hay que buscar ingredientes como la ortiga y el árbol de té, con efecto astringente y antibacteriano. El ginseng, que estimula la microcirculación, el romero, que aporta vitaminas y oligoelementos y permite la oxigenación, y la cebolla, que ayuda con los problemas producidos por hongos (caspa o grasa) y también evita la caída, ya que es un antiséptico natural.