¿Debo cambiar mi rutina cosmética en verano?

Seguro que te has parado a pensar en más de una ocasión si la rutina de limpieza e hidratación que llevas a cabo durante todo el año es la más adecuada también para la estación de verano o debes modificarla levemente.

Lo cierto es que en verano pasamos mucho más tiempo expuestos al sol. Llegan las vacaciones y el buen tiempo y a todas nos apetece hacer planes al aire libre. Además, la radiación solar en verano ya es mucho más agresiva de por sí, por lo que es muy importante reforzar nuestra rutina de hidratación, así como proteger nuestra piel de manera más intensa.

Consejos para tu rutina cosmética en verano

Limpieza de la piel

Limpia en profundidad para mantener un cutis fresco y libre de imperfecciones. Es aconsejable una buena limpieza por la mañana y por la noche. En función de tu tipo de piel, elige el limpiador que más se adapte a tus necesidades y la textura que más te guste. Para ello, puedes utilizar productos que te aporten una hidratación intensiva como nuestra leche de almendras, gel de aloe y agua micelar.

Cuida tus ojos

No olvides nunca la zona del contorno de los ojos. Busca una textura gel y guárdalo en la nevera, cuando te lo apliques, además del gustico que te aportará el frío, ayudarás a descongestionar la zona y a reafirmarla.

Hidratación

La hidratación de la piel es, sin duda, uno de los punto más importantes en nuestra rutina cosmética de verano. Para cuidar este paso a la perfección, te recomendamos varias opciones complementarias:

  • El exceso de sol y los baños en playas y piscinas hacen que nuestra piel se deshidrate, por lo que es importante usar un serum facial hidratante por la mañana y por la noche.
  • Aplícate mascarillas faciales cuando las necesites, especialmente aquellas que aporten un extra de hidratación y ayuden a reparar el daño causado por el sol.
  • Deja las cremas de tratamiento pesadas para el invierno y sustitúyelas por otras más ligeras. Busca que contengan ácido hialurónico que evitará la evaporación del agua de la piel.

Refresca tu piel

Ayudita extra para refrescar la piel tras un baño de sol… Usa un tónico refrescante de agua de rosas, mételo en el bolso y úsalo a demanda. También puedes emplear la ronquina para refrescar el cuero cabelludo y tu pelo.

Tratamiento después de tomar el sol

Al llegar a casa, date una buena ducha para acabar con los restos de protector solar, sal, cloro y arena. Aplica después una buena cantidad de Aloe Vera bien fresquito para regenerar la piel profundamente después de un día de sol. Puedes emplear nuestro gel de Aloe Vera para el cuerpo y una crema facial de Aloe Vera para la cara.

Cuida tu cabello del sol

¡No te olvides de tu cabello! Si el día de antes de las de vacaciones has ido a la peluquería para teñirte y/o matizar ese color que tanto te ha costado, usa champús sin sulfatos para alargarle la vida, ya que el exceso de baños va a disminuir considerablemente su duración. También puedes optar por un champú regenerador con propiedades beneficiosas para reforzar tu cabello. Usa mascarillas capilares reparadoras al menos una vez en semana, que te ayudarán a tener un pelo más sano y bonito.

Sabías que… ¿La piel del talón puede llegar a ser 50 veces más gruesa que la de la zona de la mejilla? Usar sandalias descubiertas por el talón puede aumentar la sequedad de la zona y agrietarse, usa nuestra manteca corporal de Karité y ¡tira millas!

Ahora sí, a disfrutar del verano y que ¡el ritmo no pare!