¿Por qué elegir una limpieza facial sin sulfatos?

Los sulfatos se utilizan en muchísimos productos por su capacidad de “limpiar” y generar espuma. Esta característica los ha hecho muy populares en productos de higiene y limpieza.

Pero, ¡ojo! La espuma en abundancia no significa que estemos limpiando mejor. Hay ingredientes que limpian de forma muy eficaz y respetando nuestra dermis aunque generen menos espuma. Ya que además de limpiarla, la protegen y la calman.

Si quieres incorporar una limpieza sin sulfatos a tu rutina facial, busca un limpiador adecuado que, con independencia de su textura, logre una piel limpia manteniendo su equilibrio. Evita limpiadores con alta detergencia ya que arrastran consigo no sólo la suciedad y las impurezas, sino también los lípidos y el agua de nuestra barrera hidrolipídica.

 

A continuación os vamos a recomendar nuestros productos favoritos dependiendo del tipo de piel.

Si tienes la piel sensible elige un limpiador que no reseque, es decir, que después de usarlo la piel no quede tirante, que esté confortable y cómoda. Nuestro favorito: Agua Micelar Saúco. Ayuda a combatir las impurezas sin resecar gracias al extracto de moringa.

Si tienes la piel mixta/grasa utiliza un agua desmaquillante de textura fresca y ligera. Agua Micelar Urban Protection, combina las propiedades purificantes de la moringa con la capacidad absorbente del carbón. 

Si tienes la piel normal/mixta, utiliza un limpiador con textura en gel que ayude a mantener la piel limpia y calmada. Gel Desmaquillante Aloe Vera

La piel seca agradece texturas suaves e hidratantes incluso oleosas, que les aporten confort y les ayuden a retener la hidratación y a calmar la tiranteces. Prueba nuestra Leche De Almendras

 

Pásate a una limpieza más respetuosa con tu piel y no olvides contarnos los resultados en comentarios.