¿Qué es la doble limpieza facial?

1. Aplica en primer lugar un producto de limpieza de base acuosa u oleosa para eliminar impurezas, normalmente suele tratarse de agua micelar o aceites que no necesitan aclarado. Con este primer paso, conseguiremos deshacer los restos de maquillaje y además limpiaremos la suciedad que se acumula en los poros, y que acaban convirtiéndose en odiosos puntos negros.

Nuestra recomendación: Agua Micelar de Saúco retira el maquillaje y limpia la suciedad de una manera suave y respetuosa con la piel.

2. El siguiente paso es aplicar un gel limpiador, suele aclararse con agua eliminando las impurezas del rostro, y así completar la rutina de doble limpieza. Nuestra recomendación Gel Desmaquillante de Aloe vera que forma con el agua una cremosa espuma, que sanea profundamente sin causar irritación o intolerancia dérmica.

Puede que te hayan surgido algunas dudas, vamos a resolverlas: 

¿Y si no me maquillo? Si no te maquillas durante el día, también es importante que limpies tu piel antes de ir a dormir, ya que nuestra piel acumula partículas de polución, sudor y restos de crema solar. 

¿Tengo que hacer una doble limpieza mañana y noche? Es verdad que este método implica tener que usar varios productos e invertir un poquito más de tiempo, pero te recomendamos hacerla al menos una vez al día. Adapta este procedimiento a tu estilo de vida y elige una textura que vaya con tu tipo de piel. Si el procedimiento se nos hace largo y engorroso, acabaremos abandonándolo.


¿Sabías que el remate perfecto para una buena limpieza es el tónico facial
? Si después de la limpieza utilizas un tónico, equilibrarás el ph de la piel y sellarás la limpieza antes de continuar con el siguiente paso de tu rutinaPrueba nuestro Tónico refrescante de rosas con propiedades calmantes, tonificantes y relajantes. 

 ¿Conocías lo beneficios de la doble limpieza facial? ¡Cuéntanoslo! Nos encanta conocer tu opinión.