La moda del aceite facial ¿incluso para piel grasa?

¿Un aceite para la cara? Seguro que alguien te ha hablado de todos sus beneficios; o quizás te han recomendado en varias ocasiones que lo incluyas en tu rutina facial, pero si eres de piel mixta o grasa, es probable también que hayas mostrado tu reticencia a probarlo.

¿Hará que mi piel se vuelva más grasa?, ¿me sacará más brillos faciales?, o lo que es peor, ¿me producirá un brote de acné?

Vamos a despejar todas tus dudas en el post.

¿Es el aceite facial apto para la piel grasa?

Definitivamente es un mito muy injusto el pensar que las pieles grasas o con tendencia grasa no pueden usar aceites faciales. No olvidemos que la piel grasa también necesita hidratación.

La deshidratación puede ser una de las causas del exceso de grasa, cada vez más profesionales prescriben el uso de aceites equilibrantes para regular el exceso de sebo. 

El truco está en elegir el aceite que mejor se adapte a cada tipo de piel, que responda a la acción que buscamos y resulte efectivo consiguiendo equilibrarla independientemente de si es seca, grasa o mixta.

Hay que pensar que eliminar por completo los aceites en la rutina de una piel grasa puede tener efecto rebote; cuanta más grasa le falte a la piel, más acabará produciendo por sí misma y es por eso que resulta tan importante encontrar el aceite idóneo para este tipo de pieles que consiga equilibrar la grasa y mantener la piel en sus niveles idóneos.

Datos que desconocías sobre el aceite facial para piel grasa

El aceite facial es no comedogénico

Lo más importante para elegir un aceite si tienes la piel grasa es que sea no comedogénico, es decir que no tapone el poro.

Además, es importante que no engrasen, deben ser aceites ligeros, de tacto seco y de alta extensibilidad, que se absorban rápida y fácilmente para que dejen la piel suave, sedosa y sin brillo.

El aceite facial no tiene textura grasa

A diferencia de las cremas, que contienen diversos tipos de emolientes, los aceites son absorbidos directamente por la capa superior de la epidermis, donde actúan mejorando la función barrera. Y es que los lípidos de la piel tienen gran afinidad por otros lípidos, (en este caso, los aceites) por lo que no sólo se absorben rápidamente, sino que además tienen una gran capacidad de penetración, consiguiendo que sus activos actúen en las capas más profundas.

Un aceite facial según tu necesidad

Los aceites hidratan a la vez que te aportan un extra de nutrición, luminosidad o confort según tu elección por tu necesidad o tipo de piel. Al actuar desde el punto de vista del refuerzo de la hidratación, también ayudan a proteger la piel y a hacerla más resistente frente a agresiones externas.

En Armonia disponemos de tres tratamientos en aceites faciales. La gama está compuesta por un aceite iluminador, un aceite calmante y un aceite nutritivo.

Los tres tienen propiedades comunes, son aceites multiacción, no comedogénicos, 100% vegetales, no engrasan, son aptos para todo tipo de pieles y se absorben rápidamente. 

 

El aceite nutritivo está indicado para pieles secas y deshidratadas que necesitan un extra de nutrición, este aceite mejora la textura de la piel y ayuda a reducir pequeñas arruguitas.

Si tienes picor, irritación, descamación y una piel sensible tu aceite es el calmante, este aceite puedes aplicarlo en cualquier momento del día, un imprescindible en tu bolso no solo para la cara sino también para las manos en las que también puedes sentir irritación y sequedad durante el día. 

¿Cuál es el mejor aceite facial para piel grasa?

aceite facial piel grasa

El aceite iluminador de Armonía es un gran equilibrante para las pieles grasas y, además, es un potente antioxidante gracias a la vitamina c de su composición.  El aceite iluminador no engrasa, ni brilla porque la piel lo absorbe, aporta luminosidad y mejora las tasas de hidratación y nutrición en la piel grasa, gracias a su aplicación prolongada conseguirás seguro una piel más saludable, más luminosa y mucho más bonita.

El aceite facial iluminador de Armonia es no comedogénico,  demostrado a través de un test de No Comedogenicidad, significa que su aplicación no produce en la piel comedones, también conocidos como espinillas o puntos negros. 

Está indicado también para pieles jóvenes a modo de prevención. Hay que tener en cuenta que, si este aceite mantiene la barrera epidérmica hidratada y más cohesionada, pondremos las bases de una buena piel más adelante. Mejor prevenir que curar.

Formulado con Vitamina C liposoluble, aceite de amaranto, aceite de calabaza, pepita de uva y vitamina E, aporta luminosidad a la vez que hidrata, nutre y protege la piel, con propiedades antibacterianas, purificantes, detoxificantes y antioxidantes. 

Un must que no puede faltarte aunque tengas la piel grasa.

4.9/5