La amenaza del azúcar fantasma

Publicado en: may 13, 2019 | Autor: Armonía Cosmética Natural | Categorías: Dieta y alimentación

¿Quieres reducir la cantidad de azúcar “invisible” que comes? Te contamos cómo.

La preocupación por nuestra salud y hábitos de vida saludable sigue en aumento, por eso nos interesamos cada vez más por temas de nutrición y queremos saber cómo afecta cada nutriente a nuestro organismo.

Hoy vamos a hablar especialmente del consumo de azúcar, ya que un consumo excesivo puede derivar en obesidad, sobrepeso, diabetes, enfermedades cardiovasculares y caries. Además, a estas patologías debemos sumar su efecto en la piel, ya que daña las fibras de colágeno y, por lo tanto, con el paso del tiempo promueve la aparición de líneas finas y arrugas, así que, aunque esto tampoco es algo nuevo, sin duda deberíamos tenerlo más en cuenta de cara a querer presumir de una piel bonita.

La amenaza del azúcar fantasma

Detrás de muchos productos que incluimos en nuestra lista de la compra, se esconden los azúcares que no “vemos” pero ingerimos.

Te descubrimos cómo reducir su consumo, que no consiste en prescindir absolutamente del azúcar, sino de consumirla con conciencia.

Antes de nada nos debemos preguntar varias cosas

¿Todos los azúcares son iguales? La respuesta es NO. Coloquialmente, cuando hablamos de azúcar nos referimos a la sacarosa, la que utilizamos para endulzar el café o los yogures. Sin embargo, existen varios tipos de azúcares, como la lactosa (leche) la fructuosa (frutas y miel) la maltosa (cerveza)… en general todo aquello que termina en “osa” significa que es un azúcar, un hidrato de carbono. En el cómo metabolizamos cada uno de ellos y los beneficios que aporta al organismo está la cuestión.

¿Qué son los azúcares libres? Según la definición de la OMS, son dos:

los añadidos a los alimentos por los fabricantes, los cocineros o los consumidores (monosacáridos y disacáridos), así como los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de jugo de fruta."

No se consideran azúcares libres a los presentes en frutas y las verduras enteras frescas, aunque sí a sus zumos o concentrados de zumo de frutas.

Una vez que tenemos esto claro, te vamos a dar algunas pistas para reducir el consumo de azúcar y descubrir el azúcar oculto en los alimentos:

1. Lee atentamente las etiquetas. No te dejes engañar por la palabra “Light”. Por ley, en todos los alimentos tiene que figurar la cantidad de azúcares por porción o por cada 100gr que posee el alimento que estás adquiriendo. Si contiene más de un 15%, es elevado en azúcar.

2. Fíjate bien en la lista de ingredientes. El azúcar tiene muchos nombres. Además de todas las palabras terminadas en “Osa” (glucosa, dextrosa…) puede aparecer también como jarabe o jugo de maíz, miel de caña, sirope de, almíbar de….

4. Alimentos industriales ¿procesados?  Todos esos platos precocinados, muy rápidos, muy sabrosos incluso, pero muy a menudo repletos de azúcares añadidos.

5. Di no al zumo envasado. Además de concentrar el azúcar natural de la fruta de turno, pueden llevar azúcar añadido.

6. Lo salado puede ser dulce. Son muchos los fiambres y embutidos a los que se les añaden azúcares en diversas denominaciones para potenciar su sabor. Insistimos, lee las etiquetas de tu pechuga de pavo o jamón york favoritos.

7. Pan de molde. Si eres aficionada a los sándwiches, las hamburguesas o los perritos calientes, hazte con bollos bajos en azúcares.

8. Ojo con las salsas y aderezos. Sí, la ensalada más saludable puede convertirse en todo lo contrario si al aliño se le añade kétchup, mostaza o mayonesa industrial. Lo mismo ocurre con la salsa barbacoa o de soja. Aceite, vinagre, limón, especias….son aderezos mucho más sanos e igual de sabrosos.

9. ¿Yogures desnatados? Puede que sean 0% en materia grasa, pero son muchas las marcas que añaden azúcar para aportarles el sabor y textura que pierden al extraer la grasa.

10. Cuidadito con los cereales integrales. Nos los venden como el desayuno perfecto para mejorar el transito intestinal y mantener la línea, pero ojo a sus ingredientes, que escondan azúcares de todo tipo.



Algún consejillo más:

¿De postre? Un yogurt o una fruta fresca como la manzana. Si la tentación es muy fuerte, opta por el chocolate negro, es el que menos azúcar contiene.

No hagas nunca la compra con el hambre pisándote el estómago, tenderás a adquirir alimentos más calóricos...

Duerme las horas suficientes, la falta de sueño hace que el cerebro nos pida “azúcar” como combustible para afrontar la jornada.

¿Y para mi piel? Utiliza a diario cremas hidratantes y nutritivas que estimulen la formación de colágeno. Nuestra recomendacióncrema de colágeno y crema nutritiva

No se trata de demonizar el azúcar, sino de ingerir solo aquella de la que eres consciente, paladeándola con placer porque también tiene, como todo, su cara requetebuena.

Sabías que... el exceso de dulces en la dieta produce una reacción química en todo el cuerpo que afecta principalmente a la piel. Sus consecuencias son la aparición de arrugas y flacidez cutánea.

Comentarios (0)

No comment

Añadir un comentario

Tiene que iniciar sesión para añadir comentarios.

Visto recientemente

No hay productos

Menú

Top